Yo siempre he querido un gato de mascota pero mis papas no me dejan tenerlo, argumentan que son muy sucios, muy antipáticos y hasta me han llegado a comentar que son del diablo… ¡Okay!

Entonces dije, ¡UN PERRO! Teníamos ya uno, un basset hound, ya era casi mío y lo íbamos a comprar cuando mi papá dijo… ¡NO! Argumentando falta de espacio y cosas por el estilo.

Tenemos cotorritas australianas desde que tengo 7 años, mi papa es amante de sacar nuevos colores y siempre las anda combinando, su obsesión era obtener una de color blanca, hasta que lo logro, si no recuerdo mal llego a tener dos.

Las tenemos en la parte trasera de la casa y nos gusta mucho porque cantan todo el día y aparte las podemos sacar y no se van ya están acostumbradas a que las agarremos y las podemos andar en nuestros hombros todo el día oh hasta que se les antoje algo para picar.

También dentro de la casa, alado de donde lava mi mama en la terraza, en una pilastra que tiene un hueco de 10 cm entre la pilastra y el techo llego a anidar una Tortolita, los pajaritos cafés que se ven en muchas ciudades, deberían de oír que hermoso se oye cuando canta en las mañanas, llena la casa de algo especial, si no cuento mal es la 5ta ves que vuelve a anidar hay, así que ya es parte de la familia.

Tenemos una casa fuera de la ciudad, recuerdo que en cierta ocasión mi abuelo me mostro una especie de lagartija que se puede agarrar pues es totalmente inofensiva. Un día que fuimos a esta casa encontré una parecida a la que me había mostrado en un árbol, la tome entre mis manos estuve jugando con ella y la traje a la ciudad dentro de una cajita para soltarla en mi casa. No se cómo ni dónde pero se reprodujo y ahora vemos a sus decentemente y de vez en cuando a ella en la jardinera.

También he tenido dos loros, el último de ellos falleció a causa de una fea gripe, el primero no recuerdo, no intime muchos con ellos pues las garras no me dejaban agarrarlos muy a menudo.

Y mis favoritos, dos conejos. Awww eran las cositas más lindas que jamás había visto, recuerdo que las compre a escondidas porque a mis papas era obvio que no me darían permiso, cuando los tuve no hicieron más que aceptarlos, estuve dos años con ellos y tuve que llevarlos a casa de mis abuelos por cuestiones de higiene y espacio.

Tengo hermosos recuerdos con ellos, recuerdo que una vez los tome, nos acostamos en la cama y los puse boca arriba para acariciarles su panista, no sé cómo se acomodaron pero se quedaron durmiendo los dos, fue un momento hermoso, parecían como bebes tan indefensos, tan lindos.

Estuve así con ellos por un largo rato pues admito que me dormí, después desperté con uno lamiéndome la nariz, fue el momento más mágico que pase con ellos.

Recuerdo que los colocaba en un lugar y de ahí no se movían, hacia un ruido extraño para llamarlos a comer y ellos venían enseguida.

Las mascotas son otro miembro de la familia las cuales requieren cuidados, atenciones y mucho cariño, con ellas puedes pasar momentos hermosos y sobre todo ellas siempre se acostumbraran a tu estilo.

Anuncios