Skip to content
27 septiembre, 2011 / Ricardo López, Licenciado en Administración.

Resistencia al Cambio.


Vivimos en una época de cambios bruscos y rápidos en todos los planos de la sociedad, pareciera que ya nada es predecible. A partir de lo anterior se hace evidente la necesidad imperante que tiene cualquier sistema social abierto de estar mutando para sobrevivir y también para competir.

Ahora, para cambiar se hace inevitable convencer a aquellos que forman parte de nuestro sistema social abierto para que consideren esto necesario.

Uno de nuestros profesores dijo en una de sus clases: “es necesario que todos tengan la sensación de la plataforma incendiada” refiriéndose a las casi nulas opciones que tienen los trabajadores de las plataformas petroleras cuando comienza un incendio en ellas: saltar al agua helada y morir, o luchar como sea para pagar el fuego.

Según la mayoría de los autores consultados esto es apremiante si se quiere comenzar con el proceso de cambio: que todos en la organización tengan la sensación de que no queda más salida que ésta. A partir de aquí comienza todo el proceso de cambio.

Primeramente creo que el temor al cambio es inevitable debido a que por naturaleza del mismo ser humano nos da miedo experimentar cosas nuevas debido a que posiblemente nos sentimos incapaces de hacer las cosas provenientes, tenemos una visión negativa acerca de algo que ni siquiera ha pasado.

 

Esto afecta a las organizaciones porque los empleados de manera consiente son productivos como han trabajado hasta ahora, han desarrollado técnicas que les permiten facilitar su trabajo, han adquirido la práctica necesaria para llevar a cabo las tareas y cuando algo nuevo empieza dentro de la organización, ¿Cómo le explicas que todo lo que ha desarrollado por sí mismo, en muchos casos, tendrá que desaparecer para nuevamente volver a empezar desde cero?

Poniéndonos en el lugar del trabajador considero que dos aspectos fundamentales son básicos cuando hablamos de cambios, el primero de ellos es un conformismo ya que no quieren aprender nuevas tareas y se sienten bien realizándolas así como lo han venido haciendo sin saber que estas tareas pueden ayudarles incluso más, que generalmente los cambios en la organización son para mejorar. El segundo punto es por el miedo a hacer bien las cosas, si yo tengo una técnica que me ha funcionado hasta ahorita como espera la organización que me deshaga de ella y empieza de nuevo, ¿qué pasa si me equivoco?, ¿me van a despedir?

Particularmente pienso que es bueno darle la oportunidad a los cambios y obviamente estar conscientes y de manera positiva a que estos nos ayudaran a ser mejores trabajadores e inclusos personas, pero también la organización debe de ser consiente y no mandar a sus empleados sin armas, hablo de la capacitación; antes de un cambio en sistemas, maquinaria y equipo o incluso de procesos considero oportuno hacerle saber a las personas que es para mejorar y que las actividades se aran diferentes pero que estarán guiadas por especialistas y conocedores del tema, hacerles saber que no están solos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: