Hay un lugar al que me voy cuando estoy triste.

Es un lugar dentro de mí que nunca viste,

me lo invente para sentir que me quisiste,

es un lugar al que me voy cuando estoy triste.

Y si te vas, también me voy.

Y si no estás, tampoco estoy.

Y nada importa, nada sirve, nada vale.

Nada queda sin tu amor.

Un laberinto sin final donde me pierdo

y corro y corro sin parar y no te encuentro

y aunque de ti quiera escapar

siempre me acuerdo que existe en mi alma

un lugar donde te veo.

Y si te vas, también me voy.

Y si no estás, tampoco estoy.

Y nada importa, nada sirve, nada vale.

Nada queda sin tu amor.

Anuncios