Recuerdo que la primera vez que oír hablar del termino fue dentro de la serie estadounidense llamada “Manual de supervivencia escolar de Ned” en el cual, manejaban a la persona que hacia eso como “abuson, abusivo” algo similar a esos términos que no recuerdo en este momento.

La cosa es que pasaron 2 años y el término invadió a México como algo novedoso del cual nunca se había hablado.

El termino Bullying es para referirse a un acoso escolar dentro de los mismos compañeros de salón. Es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado. Los protagonistas de los casos de acoso escolar suelen ser niños y niñas en proceso de entrada en la adolescencia (12-13 años).

Desafortunadamente los programas de televisión muchas veces fomentan este tipo de comportamientos tanto agresivos como pasivos, a su vez la desvalorización social en la que nos encontramos.

El problema central de todo está en la familia ya que ella es la encargada de fomentar los valores en los niños, ellos adquieren todo lo que en la casa observan (hay excepciones). Un niño que no conoce más que violencia no actuara de otra manera pues no la conoce al mismo tiempo que una madre sumisa le enseña a sus hijos a dejarse humillar ante otros. En verdad es un juego de matices que según el autoestima del niño es el que posteriormente aflora pues dos niños pueden estar en situaciones parecidas pero su comportamiento puede variar.

La familia es la principal fuente de amor y educación de los niños; a partir de ella el niño aprende a socializarse basado en lo valores, normas y comportamientos enseñados en casa; evitemos que nuestro hogar se convierta en un escenario hostil o por el contrario demasiado permisivo, tenga por seguro que esto siempre llevará a que los niños adquieran conductas agresivas.

Los niños son muy dados a ver programas de acción y violencia y aunque no lo creamos éstos influyen demasiado en su comportamiento. Los medios masivos de comunicación deben ser más concientes de ello y controlar más los contenidos que emiten o publican.

La sociedad en general también puede ayudar a prevenir y atacar el acoso entre los niños, vigilando y no dejando pasar este tipo de suituaciones porque pensamos se trata de una simple broma.

Cuando un niño se burla, amenaza o pega a otro niño, se debe intervenir para que eso no se repita.

Anuncios