Skip to content
6 febrero, 2013 / Ricardo López, Licenciado en Administración.

¿Quieres un cuerpo sano y Sexy? ELIMINA la comida chatarra.


man_abs

Con nuestro ritmo de vida las personas hemos olvidado comer en casa, tener esas pláticas en familia y optar por comida rápida. La comida rápida no es mala, lo malo es cuando se hace rutina, debido al alto contenido en grasas, azucares y calorías hace que de manera rápida empezamos a ganar kilos de más, los cuales al llevar una vida sedentaria no podemos quemarlos.

 ¿Por qué debo decirle adiós a la comida basura?

Aunque la mayoría de las personas están de acuerdo en que la comida rápida no es benéfica para la salud, no todos están dispuestos a cambiar sus hábitos alimenticios por diferentes motivos. Realmente, algunos motivos por los que estas personas no puedan dejarlo son dos:

  • Resulta adictiva: la comida basura por su tradicional composición de hidratos, azúcares y grasas, resulta altamente adictiva y cada vez necesitamos más cantidad de ella para obtener un efecto placentero en nuestro cuerpo, lo cual sabemos, no es nada bueno para la salud.
  • Afecta nuestro estado de ánimo: se sabe desde hace tiempo que la comida basura incentiva el desarrollo de depresión al impactar sobre las conexiones neuronales de nuestro cerebro, totalmente contrario a lo que produce el consumo de frutas, verduras y pescados.

Al combinarse esto, junto con una baja autoestima se crea una dependencia argumentando la falta de tiempo para no comer saludable y la poca disponibilidad para hacer ejercicios, lo cual, nos lleva  las siguientes consecuencias:

  • Potencia el envejecimiento: El exceso de comida basura en nuestra dieta puede empujarnos a envejecer antes de tiempo, pues los malos nutrientes y las calorías en abundancia perjudican a nuestro cuerpo.
  • Promueve enfermedades: Como hemos dicho, la comida basura por sus nutrientes poco aconsejables puede favorecer el estrés oxidativo en el cuerpo, reducir las defensas y propiciar el desarrollo de enfermedades. Aunque también si analizamos las calorías de la comida basura podremos ver que fácilmente podemos caer en excesos si abusamos de ella, lo cual indicaría más riesgo de obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas, entre otras.

french fries

 El proceso de despedida

El primer paso es estar convencidos de que necesitamos dicho cambio. Aceptar que no estamos siendo saludables y que nos traerá problemas en la salud nos permitirá asumir el cambio, ver diferentes puntos de vista y la disponibilidad de realmente querer el cambio.

El proceso no es difícil puesto que una vez que se tiene la “adicción” el proceso de desprendimiento es complicado, aunque claro no es nada imposible. Por eso se propone hacer un proceso de despedirse y no un adiós definitivo.

Lo primo que se debe de hacer, es acudir con un especialista que nos siguiera una dieta, en caso de no hacerlo, nosotros podemos empezar con pequeñas raciones de fruta entre las comidas, cambiando las raciones de comida, si antes se pedía una extra grande ahora tener una mediana y contar con fruta para saciar nuestro apetito.

Investigar que alimentos son bajos en calorías e incluirlos en las dietas cuando sintamos la ansiedad de querer comer, porque no será hambre si no una ansiedad.

Así podremos armar nuestro menú, como recomendación personal, deberíamos de imprimir nuestro menú y tenerlo a nuestro alcance pues verlo nos ayudara a mantener el compromiso de querer bajar de peso y reducir las comidas nocivas, a su vez, sabremos las cosas que podremos comer y cuales no.

Como es una despedida y no un adiós rotundo, también podemos incluir pequeñas porciones de comida chatarra en la semana, una vez a la semana seria lo óptimo, quizás un fin de semana para consentirnos y un lunes nuevamente empezar con la rutina. Y si bien podemos comer más en casa, debemos limitarnos en los pedidos a domicilio y reducir su frecuencia, llevar desayunos al trabajo, frutas picadas y congeladas, etc.

Intenta en un comienzo reducir un poco la frecuencia con que consumes comida basura, es decir, si sueles consumir 5 veces a la semana una hamburguesa, pizza, burritos u otra comida rápida al paso, mejor reducir ese número a unas 3 veces por semana. Y así una vez que logres sostener el cambio, pasarte a 2 veces a la semana para la comida chatarra.

Cuando puedas limitar tu ingesta de comida basura a una vez a la semana, ya has logrado un gran cambio y puedes dar por alcanzado el propósito.

Pero cuidado, pues la comida basura no siempre se compra fuera de casa, sino que puedes tenerla en casa si abusas de frituras, refrescos, congelados o precocinados. Éstos reemplazos no cuentan para eliminar la comida chatarra de tu dieta.

Aunque no lo creas, de verdad que se puede. Empieza por convencerte de las ventajas de este cambio y organízate, es el primer paso para eliminar la comida basura de la dieta y beneficiarte grandemente por dentro, y por fuera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: