Si deseas conocer que es una empresa, te recomiendo el siguiente artículo: ¿Qué es una empresa?

El desarrollo de todo país descansa en su fuerza económica, producto del sector industrial y aunque la administración se aplica en cualquier grupo social, el campo de acción más importante es la empresa, el sector donde la mayoría de los avances tecnológicos se han presentado en las últimas décadas, de ahí la importancia de abordar el análisis de cómo se encuentra el desarrollo de la empresa en México como base del crecimiento laboral, social, financiero y ambiental que guarda en la actualidad.

Todas las empresas nacen para atender las de necesidades que exigen la sociedad moderna creando satisfactores a cambio de una retribución que compensara el riesgo, los esfuerzos y las inversiones de los empresarios.

Si realizamos una comparación de la forma en que operaban las empresas en el pasado con las empresas actuales, es notorio detectar que las exigencias administrativas, de factor humano, de producción, de técnicas de producción, y de la administración financieras han evolucionado a la par que nuestro mundo globalizado que cada día se vuelve más competente y si las organizaciones no buscan estrategias para actualizarse o perfeccionar su tecnológicos, es eminente que a corto plazo se extinga o las grandes empresas las absorban.

A continuación mencionaremos como se clasifican las empresas en México para conocer los campos de acción a los que podemos, explotando los recursos que tenemos en nuestro entorno y convertirnos en futuros empresarios y como resultado crear fuentes de trabajo que históricamente carece México.

Antes de entrar a analizar la clasificación de las distintas empresas, definamos de forma muy breve que es una empresa. Una empresa es una organización o una institución que se dedica a actividades o persigue fines económicos o comerciales. Es una unidad económico-social que se integra por elementos humanos, técnicos y materiales.

 

Necesidad de clasificación de las empresas.

La clasificación de una empresa no es siempre tarea fácil, a la diversidad de sus productos y procesos se une el factor geográfico o incluso cultural. ¿Por qué necesitamos hacerlo? Hay muchas razones para categorizar el tipo de organizaciones:

  • Regulación: Poder agrupar a las empresas es imprescindible para legislar su funcionamiento. No podría existir una normativa para cada tipo de empresa.
  • Convenios: De una forma parecida, es necesario para la negociación y definición de convenios entre los trabajadores y las empresas.
  • Estadística: Para saber la situación real de un país se debe analizar su tejido empresarial. Manejar los datos de forma independiente sería imposible, de ahí la importancia de mantener una clasificación actualizada.

Ya sabes que a las empresas las podemos clasificar en función a diversos aspectos, así que vamos a nombrarlos y pararnos a explicar un poco cada uno de ellos.

Clasificación de las empresas según su giro.

Existen tantas actividades o giros de empresas como empresas existen. La situación actual y pasada, su producto, el tamaño o su competencia hacen que el giro comercial de una empresa sea casi único. A pesar de ello vamos a tratar de definir una clasificación de las empresas de acuerdo a su giro.

  • Empresas industriales

Son aquellas empresas en donde la actividad es la producción de bienes por medio de la transformación o extracción de las materias primas. Se pueden clasificar como: extractivas, que se dedican a la extracción de recursos naturales sean renovables o no.

Las manufactureras, que son las que transforman las materias primas en productos terminados. Estas últimas a su vez pueden ser: empresas que producen productos para el consumidor final, y empresas que producen bienes de producción. Las agropecuarias, que tienen la función de la explotación agrícola ganadera.

El giro industrial de una empresa implica un proceso de transformación. Este proceso podrá hacerse íntegramente en la empresa o solo ser esta una parte más.

Este tipo de empresas, aunque tradicionalmente han sido muy dependientes de la mano de obra, cada vez más su giro o actividad depende de su capacidad tecnológica.

  • Empresas comerciales

Se trata de empresas intermediarias entre el productor y el consumidor en donde su principal función es la compra y venta de productos terminados aptos para la comercialización. Las empresas comerciales se pueden clasificar en:

  • Mayoristas: realizan ventas a otras empresas en grandes volúmenes, pueden ser al menudeo o al detalle.
  • Menudeo: venden productos en grandes cantidades o en unidades para la reventa o para el consumidor final.
  • Minoristas o detallistas: venden productos en pequeñas cantidades al consumidor final.
  • Comisionistas: la venta es realizada a consignación en donde se percibe una ganancia o una comisión.

¿Cuántos nombres de empresas comerciales se te ocurren ahora mismo? Seguro que muchos.

La mayoría de negocios a pie de calle que ves cada día son minoristas y son donde hacemos nuestras compras habituales. Imagínate si sumamos a esa lista de empresas comerciales minoristas a las grandes distribuidoras e intermediadoras. Has acertado, las empresas de giro comercial son mayoría.

  • Empresas de servicios

Son empresas que brindan servicios a la comunidad, pudiendo tener o no fines de lucro. En esencia son otra forma de empresas comerciales, pero la diferencia es que el valor ofrecido es intangible. Servicio frente a producto.

Se pueden clasificar a su vez en:

  • Servicios públicos varios: comunicaciones, energía eléctrica, agua potable y alcantarillado.
  • Servicios privados varios: servicios administrativos, contables, jurídicos, entre otros.
  • Transporte: de personas o mercaderías.
  • Turismo.
  • Instituciones financieras.
  • Educación.
  • Salud.
  • Finanzas y seguros.

Clasificación con base en el giro de la empresa.

  • Empresas del sector primario.

En que se relaciona con la transformación de recursos naturales en productos primarios no elaborados, los que se utilizan después como materia prima. : la actividad de estas empresas requiere el uso de alguna materia prima procedente directamente de la naturaleza. Aquí podemos encontrar la ganadería, agricultura, acuicultura, caza, pesca, silvicultura y apicultura.

  • Empresas del sector secundario.

En el que se transforma la materia prima en productos de consumo o bienes de equipo que se pueden utilizar también en otros ámbitos del mismo sector. En este sector podemos hablar de industria, construcción, artesanía, obtención de energía. Son empresas dedicadas a la transformación y preparación de estas materias en productos a través de procesos de producción o fabricación.

  • Empresas del sector terciario.

O sector servicios. Abarca todas las actividades económicas relacionadas con los servicios materiales que no producen bienes, y generalmente se ofrecen para satisfacer necesidades de  la población. Aquí podemos hablar de finanzas, turismo, transporte, comercio, comunicaciones, hostelería, ocio, espectáculos, administración pública o servicios públicos (de estado o iniciativa privada).

Empresas según su tamaño.

Según el número de trabajadores y el tipo de estructura que posean podemos diferenciar estos tipos de empresas:

  • Microempresas.

Son empresas que tienen hasta un máximo de 10 trabajadores y suelen pertenecer a un único socio que también trabaja para la empresa. Muchas de empresas tienen gran potencial y pueden desarrollarse en empresas más grandes si se invierte en ellas, como es el caso de las startups.

  • Pequeñas empresas.

Las pequeñas empresas poseen un número de trabajadores que va desde los 11 hasta los 49. Muchas de estas empresas son negocios familiares y ya poseen una estructura organizacional que deriva en una división del trabajo. Suelen ser empresas rentables e independientes, aunque no poseen grandes recursos financieros y de capital.

  • Medianas empresas. 

Las pequeñas y medianas empresas son gran parte de la economía y el tejido empresarial. Estas últimas poseen plantillas de entre 50 y 250 trabajadores con una estructura y departamentos organizados que permiten delimitar el trabajo y las responsabilidades.

  • Grandes empresas.

Este tipo de empresas poseen más de 250 trabajadores y en la mayoría de ocasiones apuestan en la internacionalización con el objetivo de llevar sus productos por todo el mundo y conseguir mayores beneficios.

Muchas normas empiezan o dejar de ser aplicables a partir de cierto número de empleados. De la misma manera, un número mínimo es requisito para acceder a ayudas públicas o privadas. También es importante en el pago de impuestos, y en función de su tamaño y condición se integrarán en un régimen fiscal u otro.

Clasificación de las empresas según el origen del capital.

Las empresas en función de dónde procede el capital se puede dividir en diferentes tipos:

  • Públicas

Se trata de empresas en donde el capital pertenece al estado y en las que se pretende satisfacer las necesidades sociales. Pueden ser centralizadas, descentralizadas, estatales, mixtas y paraestatales.

Las empresas públicas en la mayoría de países de occidente han visto restada su relevancia en las últimas décadas. La liberalización de mercados vino de la mano del paso de muchas empresas públicas a manos privadas, y ha sido tendencia desde finales del siglo xx.

  • Privadas

Se trata de empresas en donde el capital es propiedad de inversionistas privados y son lucrativas en su totalidad. El origen de capital es privado. Pueden ser:

  • Nacionales: el capital pertenece a inversionistas de un mismo país.
  • Extranjeros: los inversionistas son nacionales y extranjeros
  • Trasnacionales: se trata de capital de origen extranjero y las utilidades las reinvierten en los países de origen.

En manos privadas las empresas suelen tener un único objetivo, maximizar su beneficio.

  • Semipúblicas

Las empresas semipúblicas, mixtas o semiprivadas utilizan capital público para su funcionamiento pero su gestión es privada. El apoyo público permite afrontar proyectos que solo con fondos privados sería inviable.

Estas alianzas público-privadas se pueden encontrar en sectores estratégicos de la economía, llamados así por ser considerados esenciales para un país y que , por tanto, deben contar con cierta intervención del estado.

Algunos de estos sectores son energético o vivienda.

Clasificación de las empresas según su forma jurídica.

Teniendo en cuenta quién es titular de la empresa y la responsabilidad legal de los propietarios de ésta, podemos hablar de:

  • Empresas individuales.

Conformados por sólo una persona que puede responder frente a terceros con sus bienes (autónomos) con responsabilidad ilimitada, o hasta el monto aportado para la empresa, en empresas individuales de responsabilidad limitada o eirl.  Hablamos de empresas familiares o pequeñas.

  • Las cooperativas y organizaciones de economía social.

Sociedades o empresas societarias: que son las que se conforman por varias personas. Son las empresas de sociedad colectiva, sociedad de responsabilidad limitada, sociedad anónima, sociedad comanditaria y sociedad de acciones simplificada sas. Ver más en: las diferentes formas jurídicas a adoptar.

  • Unión temporal de empresas.

Una ute es una colaboración puntual de dos o más empresas en un proyecto en concreto. Son muy frecuentes en obra civil, donde varias empresas constructoras unen sus fuerzas para poder aspirar a proyectos que por separado no podrían.

Clasificación de las empresas según su ámbito estatal.

Las empresas en función a este aspecto pueden ser:

  • Nacionales. 

Si desarrollan la actividad en un solo país, el propio.

  • Multinacionales.

Que desarrollan actividades a la vez en varios países, también se conocen como transnacionales.

  • Regionales.

Que desarrollan su actividad en una sola región.

  • Locales.

Están enfocadas a su propia localidad o a un terreno corto.

Clasificación de las empresas por su finalidad.

Aunque pueda parecer que todas las empresas solo buscan más y más beneficios, no siempre es así.

  • Sin ánimo de lucro.

Organizaciones cuyo fin no es aumentar la facturación sino tener un impacto social positivo. Sus ingresos están destinados a la supervivencia económica de la empresa, buscan ser viables en vez de rentables. Aunque tengan colaboradores que trabajen de forma desinteresada también pueden tener trabajadores asalariados si el funcionamiento de la empresa lo requiere.

  • Con ánimo de lucro.

No hace falta presentar estadísticas oficiales para saberlo, son la mayoría. Dentro de este grupo hay casi infinitos puntos de vista; empresas a las que no les importa nada más que la cuenta de resultados o empresas que valoran otros factores como el desarrollo sustentable o la satisfacción de sus empleados.

  • Con fines sociales.

Este es el fin último de las empresas públicas, maximizar el bienestar de los ciudadanos del país.

  • Con fines deportivos.

Existen clubes deportivos que tienen más volumen de negocio que muchas multinacionales. Estos clubes son empresas pero no se gestionan con un criterio económico. Su finalidad es maximizar los resultados deportivos.

Otras clasificaciones de empresas.

Además de las que hemos visto, existen otras formas de agrupas a las corporaciones. Como financieras, las que se clasifican por el monto de su capital:

  • Por las ventas.

Se determina el tamaño en base al monto de las ventas de las empresas en el mercado

  • Por la producción.

Se refiere al grado de maquinización que se da en el proceso de producción.